¡Marca tu calendario! ¡Es día mundial de la justicia social!

¡Marca tu calendario! ¡Es día mundial de la justicia social!
“Debido a que la verdadera pertenencia sólo sucede cuando presentamos nuestro yo auténtico e imperfecto al mundo, nuestro sentido de pertenencia nunca puede ser mayor que nuestro nivel de autoaceptación.” Brené Brown

Algunos calendarios marcan más que lunas llenas, días festivos y tiempo libre del trabajo. Marcan días especiales que, con suerte, nos inspirarán a detenernos y reflexionar sobre lo que cada uno puede hacer para hacer del mundo un lugar mejor. Si tienes la suerte de tener uno de estos calendarios, sabrás que el 20 de febrero es el Día Mundial de la Justicia Social.  Es un día que nos pide a todos que hagamos nuestra parte para unificar un mundo divisorio. Es un día que nos pide que trabajemos hacia la paz.

Yo digo que llames al jefe y te tomes el día libre. Debe ser un día festivo, una celebración de la paz. ¡Es una broma!

Ahora, entiendo que la justicia social es una de esas frases que es difícil de describir, al menos sin usar muchas otras palabras—equidad, mentalidad abierta, igualdad de condiciones, igualdad, tolerancia. Las Naciones Unidas llaman a la justicia social “el principio subyacente para una convivencia pacífica y próspera dentro y entre las naciones”. Es una definición hermosa.

Las preguntas del millón de dólares son: ¿cómo lo hacemos? ¿Cómo hacemos realidad la justicia social?

Como sociedad, avanzamos en la justicia social cuando eliminamos las barreras que enfrentan las personas debido al género, la edad, la raza, la etnia, la religión, la cultura o la discapacidad. Para las Naciones Unidas, la búsqueda de la justicia social para todos es el núcleo de su misión mundial de promover la dignidad humana. Junto con muchas otras organizaciones, presentan planes para una mayor justicia social abordando temas como la pobreza, la exclusión, la igualdad de género, los derechos humanos y el desempleo.

Y aunque estoy lleno de gratitud por el hecho de que hay tantas organizaciones maravillosas trabajando incansablemente por esta causa, la verdad es esta: el desafío nos pertenece a todos. La justicia social no es sólo una lucha por las Naciones Unidas, o nuestros políticos, o los ricos, o nuestros vecinos. La pelea nos pertenece a cada uno de nosotros. Y, por supuesto, no es una pelea en absoluto. Es más bien una rendición. Una rendición al amor.

El amor es la única manera en que conseguiremos justicia social a nuestro planeta —y llegará de la única manera que sea posible— a través de un corazón a la vez. Mío. Tuyo. Todos nosotros.

En última instancia, la injusticia social tiene que ver con la brecha entre lo que es justo y lo que es injusto, entre la división y la unidad, entre el amor y el odio, entre lo que somos y lo que queremos.

Es nuestro trabajo como ciudadanos del planeta llenar este vacío con nuestro mejor yo, la parte de nosotros que ama y acepta a todas las personas.

Aunque hay una trampa en esta solución. No podemos aceptar a los demás a menos que nos aceptemos primero.

Amarnos a nosotros mismos suena fácil, y lo es. Pero debemos hacer el trabajo, lo que significa no estancarnos en nuestras creencias y pensar demasiado. Y es que pensamos mucho. De hecho, cada uno piensa en más de 75.000 pensamientos cada día. Y tenemos que preguntarnos cuántos de esos pensamientos gastamos juzgándonos a nosotros mismos—no somos lo suficientemente inteligentes; no somos lo suficientemente ingeniosos, lo suficientemente ricos, lo suficientemente jóvenes, lo suficientemente bonitas, lo suficientemente exitosos, lo suficientemente buenos. Si dejamos que nuestros pensamientos nos dominen, eventualmente empezaremos a creer cualquier cosa, incluso nuestro propio pensamiento negativo y perjudicial.

Para aceptarnos a nosotros mismos, debemos reconocer que estos pensamientos negativos no son reales. Son memorias viejas. Debemos borrar estas memorias en nuestro subconsciente y aprender a ser amables y gentiles con nosotros mismos. Ser indulgentes. Pacientes. Vulnerables. Honestos. Como dijo el Buda, “Tú, tú mismo, tanto como cualquiera en todo el universo, mereces tu amor y afecto.”

Por eso es tan importante la práctica del Ho’oponopono, este arte ancestral Hawaiiano que practico y enseño desde hace más de 20 años. Soltamos y damos permiso a Dios (universo) que transmute y corrija en nosotros. Lo que se borra de nosotros, se borra de todos. Solo cuando nosotros cambiamos, todo cambia.

Si podemos amarnos y aceptarnos a nosotros mismos, podremos hacerlo con los demás. Y una vez que podamos amar y aceptar a los demás, la brecha entre lo que somos y lo que queremos ser se derrumbará lentamente. El mundo crecerá más, y a medida que se acerque, veremos que somos más parecidos que diferentes. Veremos que todos somos parte de la misma familia cósmica.

Cuando lleguemos a este momento, ya no tendremos que luchar por la justicia social.

Ya estará aquí.


Publicado: 20-02-2020
 

Leave a Comment or Review

Use the form below to leave your reply...

Untitled Document
Seo wordpress plugin by www.seowizard.org.
Designed by Regina Smola