Ser feliz cada día

Ser feliz cada día

En muchas partes del mundo, existe una linda tradición llamada “Yellow Day” o “el día más feliz del año”. En esta oportunidad se celebra el 20 de junio, un día antes del solsticio de verano.; cuando en el hemisferio norte el calendario marca el día más largo del año, y el momento en que el sol llega al Trópico de Cáncer, su punto más alto.

La idea es simple: más sol, más luz, más felicidad. Ya sabes como son los perezosos días de verano y las largas vacaciones. ¡Algunos países incluso entregan un cheque de pago adicional para celebrar la ocasión! ¿Quién no estaría feliz?

Pero, aunque no soy una gran fanática del amarillo y de cualquier tradición que resalte nuestra necesidad de ser felices, hay un problema con todo lo que se llama a sí mismo “Día de la Felicidad”. Ciertamente no existe un día más feliz del año. El día más feliz es cada día, o todos los días que decidimos ser felices. La felicidad definitivamente depende de nosotros y es una decisión personal, no de un calendario.

Entiendo que el verano puede ser un momento feliz y sin preocupaciones para muchos, y nadie va a estar triste con un bono extra; pero la verdad es que las estaciones cambian al igual que nuestras cuentas bancarias y la felicidad nunca puede ser la consecuencia de ellas. Nuestra felicidad comienza decidiendo ser felices. Cuando lo hagamos, la prosperidad y la abundancia vendrán a nuestras vidas. Sólo se trata de confiar y para ello no se necesitan motivos, pues uno maneja el timón de su vida. Siempre habrá algún tipo de influencia, el viento querrá empujar tu nave para algún lado, pero la felicidad está en tus manos.

Desafortunadamente a la mayoría se nos enseña que sólo seremos felices después de que llegue el dinero, después de que tengamos nuestra casa, el auto o cuando los problemas desaparezcan. En realidad lo único cierto es lo contrario. La felicidad no viene después de nada, sino es lo primero de todo. En el momento en que elijamos ser felices y vivir en paz, toda la vida fluirá hacia nosotros como un imán.

No deberíamos necesitar de nada ni de nadie fuera nuestro que nos diga cuándo o por qué debemos ser felices; sino dirigir la vida por cuenta nuestra, ser los protagonistas y movernos en la dirección que nos de alegría.

¡Aquí están las buenas noticias! Encontrar el secreto de la felicidad no es tan difícil. Por eso escribí mi libro Maluhia, una ciudad feliz. En esta ciudad su gente sabe cómo ser feliz, tener mejor salud y vivir en paz. Los mensajes y principios básicos compartidos en 26 historias nos ayudan a conectarnos con nuestra sabiduría interna, a despertar la conciencia y a crear una visión de cómo el mundo verdaderamente puede ser un lugar mucho más feliz y tranquilo para vivir. Te sugiero humildemente que lo leas.

Recuerda que la felicidad parte de ti. La vida está llena de aciertos y errores, pero en ambos casos siempre se aprende. Por eso vive el presente, agradece por lo que tienes, quiérete y acéptate como eres, sólo por lo que llevas dentro.

Propongo que celebremos el Día de la Felicidad como un recordatorio de que debemos ser felices todos los días del año. Después de todo, la felicidad no se obtiene, se elige.

Con amor,


Publicado: 20-06-2019
 

Leave a Comment or Review

Use the form below to leave your reply...

Untitled Document
Seo wordpress plugin by www.seowizard.org.
Designed by Regina Smola