Todos somos hijos de Dios

Todos somos hijos de Dios
“A veces las cosas que no podemos cambiar terminan cambiándonos a nosotros en su lugar.” — Autor Desconocido.

He viajado por el mundo muchas veces, lo suficiente como para saber que el mundo viene en muchas formas, colores y tamaños. Todos somos diferentes, especialmente cuando se trata de nuestros hijos.

Si me siguen, ustedes saben que los niños tienen un lugar profundo y especial en mi corazón, y que veo a los niños más que nuestro futuro, como el corazón y el alma de lo que somos. Son nuestros más grandes maestros y dulces recordatorios que, a los ojos de Dios, todos somos niños — inocentes, llenos de alegría y amor. Si los dejamos, los niños nos mostrarán el camino de regreso a nosotros mismos. Nos llevarán a la felicidad y a la paz que buscamos.

En resumen, los niños son mágicos. Es por eso que una mujer embarazada brilla. Está llena de promesa, esperanza y la divinidad del universo. Es por eso que el mundo que pasa se detendrá y sonreirá a una mujer embarazada, le tocará el vientre, y tal vez le pregunte cuándo nacerá, o cómo se siente, o si sabe si va a tener un niño o una niña. La madre embarazada volverá a sonreír y por lo general dirá algo como, “Oh, no importa, siempre y cuando el bebe esté sano”.

Saludable es una palabra complicada. Es una etiqueta que a menudo ponemos en otra persona, una que nos hace pensar en otras etiquetas, como buenas o malas, felices o tristes, bien o mal. Y, por supuesto, todos deseamos tener hijos sanos. Es natural. Ningún padre (o adulto) quiere ver a un niño tener dificultades para caminar, oír, hablar, ver o ser capaz de funcionar de la misma manera que otros niños. Nos gustaría esperar que nuestros hijos encajen y sean aceptados como todos los demás.

Y, sin embargo, es un hecho de la vida que en todo el mundo, hay niños con diferentes grados de discapacidad. Y si estás siendo honesto contigo mismo, incluso puedes admitir haberlos visto con un toque de tristeza, o tal vez mirar hacia otro lado, como si el universo hubiese cometido un error. O tal vez tú los mires con gratitud porque tu hijo es diferente.

Es la naturaleza humana. Pero, no se equivoquen al respecto; no es nuestra naturaleza divina. Nuestra naturaleza divina no ve ninguna diferencia. No ve ningún error. Sólo ve el amor.

Un niño puede ser discapacitado y tener que luchar de una manera u otra, pero nosotros también, al menos en algún momento de nuestra vida. Es inevitable. Es parte de estar en un cuerpo físico. A veces esta lucha será invisible; a veces, no lo será. De cualquier manera, no importa.

Nuestra lección es simple: para que vivamos desde nuestro Ser Divino, necesitamos ver desde el punto de vista de nuestro Ser Divino. Pregúntele a cualquier padre que tenga un hijo con una discapacidad, y sin duda le dirán que sólo tienen un deseo — que su hijo sea tratado como todos los demás. Lo que están diciendo es que quieren que veas a su hijo como Dios ve a su hijo. Con amor.

Y aquí está el secreto de una vida espiritual. Debemos empezar a ver que todos somos iguales. Lo atrapado en nuestros cuerpos físicos son una ilusión.

Desafortunadamente, no siempre parece así. Desde una edad temprana se nos ha enseñado a ver sólo lo que nos hace diferentes: el color de nuestra piel, nuestra nacionalidad, nuestra religión, el tamaño de nuestras cuentas bancarias, el grado de educación que tenemos o las habilidades que poseemos (o no poseemos).Cuando sólo pensamos en nuestras diferencias, es fácil poner a nuestros hijos en pequeñas cajas y empezar a comparar cómo un niño es diferente de otro y luego, peor aún, etiquetar esas diferencias como buenas o malas.

A medida que viajo de un país a otro, he conocido a niños con todo tipo de habilidades (y discapacidades). Los he tenido cerca en mis brazos, y esto es lo que he encontrado:

If we allow ourselves to get close to all children, on our knees even, and look them straight in the eyes with an open heart, we will see for ourselves that there are no mistakes. We will see that all children, regardless of their abilities, want the same thing — to laugh and be silly, to feel joy and connection, to smile, to hug, to feel like they belong. They want to be happy. To know peace. To find God.

¿Y sabes qué más quieren? Quieren tender la mano y hacerte feliz también.

En resumen, quieren ser como cualquier otro hijo de Dios.

Recuerda, Dios no da hijos especiales a padres especiales. Toma personas comunes e imperfectas, y les regala sus mayores tesoros. Y es así como crea padres especiales.


Publicado: 23-03-2020
 

Leave a Comment or Review

Use the form below to leave your reply...

Untitled Document
Seo wordpress plugin by www.seowizard.org.
Designed by Regina Smola